Última hora

Blog Post

Locales

Preocupa posible oleada de casos de Covid-19 en la Isla 

Preocupa posible oleada de casos de Covid-19 en la Isla
El martes entró en vigor la nueva orden ejecutiva que permite la reapertura de balnearios y gran parte de la economía en la Isla.

En momentos en que la Isla se mueve hacia la reapertura total de su economía, expertos reiteraron la apremiante necesidad de establecer un sistema robusto de monitoreo de contagios y pruebas moleculares, para evitar una oleada de casos de coronavirus (Covid-19).

Durante el panel “Estado de emergencia: salud, ciencia y ética”, el infectólogo Lemuel Martínez Bonilla planteó que el reanudar la actividad económica no es el problema, más sí lo es la falta de una infraestructura de rastreo y pruebas que permitan identificar una posible ola de casos de Covid-19 en la Isla.

“Nosotros no hemos visto una oleada de casos, esa es la parte (en) que la economía no está apartada de la medicina, está de la mano. Eso es lo que nosotros pedimos, que la misma economía nos ayude a meter presión a que ese andamiaje (de rastreo y pruebas) esté hecho lo más pronto posible”, expresó.

El experto agregó que, aunque las pruebas serológicas asistieron a identificar casos en un principio, es necesario que la Isla se mueva a lo que describió como una segunda fase, en donde se debe dar prioridad a las pruebas moleculares, que son las que detectan el novel virus.

“En esa etapa, es tratar de meterle en la mente a todo el mundo que debemos hacer las pruebas moleculares hasta que se nos acaben todos los suplidos. No podemos decir (que) quedan pocas, tenemos que morir con esas pruebas hasta que se acaben, porque es la mejor data que podemos tener”, indicó.

Martínez Bonilla señaló que el sistema hospitalario del País podría sufrir un disloque si comienza a reportar 133 hospitalizaciones diarias por el Covid-19. Agregó que, si no se toman medidas para identificar a tiempo un repunte en los casos durante la reapertura, el efecto en la economía podría ser aún peor en las próximas semanas.

“No estamos hablando de que nos oponemos a abrir, nosotros quisiéramos que abra (la economía). Lo que queremos es que toda la infraestructura esté para no tener que volver a cerrar. Es la oleada grande a la que nosotros le tenemos miedo, que realmente es a lo que los economistas deberían tener miedo”, apuntó.

El experto mencionó a Italia como ejemplo del cuadro que podría atravesar la Isla si el gobierno no implementa medidas estrictas durante la reapertura. El país europeo se vio obligado a cerrar entre cuatro a seis semanas adicionales tras un repunte de casos, que a la fecha suman 238,159 según el conteo de la Universidad Johns Hopkins.

“Con estos poquitos casos (en la Isla), la gente aún no ha entendido que no necesitamos 1,000 casos para tener un disloque”, indicó.

“Ya tenemos situaciones donde tenemos pacientes bien complicados que tenemos que transferir a otro hospital y los otros hospitales nos dicen ‘detente, hazle la prueba antes de traerlo para acá’. Eso crea un disloque, porque hay un atraso en que los pacientes reciban tratamiento. He visto pacientes fallecer en ese atraso. Esto es real”, abundó.

El Departamento de Salud ha reportado 6,111 casos de coronavirus en la Isla, divididos en 1,496 confirmados mediante prueba molecular (PCR) y otros 4,615 identificados por prueba serológica (rápida).

Sobre la división de casos, el infectólogo dijo que no significa que hay menos contagios. “Ambos dicen ‘casos’, no se pueden equivocar. Y las enfermedades se comportan como se comportan, no como nosotros queremos que se comporten”.

“Ninguna prueba es 100%, por eso es importante tener diferentes maneras de identificar los casos… Pero venir hoy a decir que una prueba serológica no es válida para detectar los casos, sería decir que nosotros estamos haciendo pruebas inválidas por décadas para diferentes enfermedades”, acotó.

Vacuna tomará tiempo

En el mismo panel, organizado por la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, la Dra. Mónica Arroyo Cabán recordó que el proceso para crear una vacuna para el Covid-19 podría tardar entre uno a tres años.

Al momento hay al menos una docena de proyectos adelantados, en búsqueda de encontrar una vacuna para el virus que ya ha cobrado la vida de más de 450,000 personas a nivel mundial. Sin embargo, la profesora insistió en que el proceso no es uno fácil, a pesar de la urgencia en encontrar un arma contra el virus.

“Está el factor tiempo, estamos desesperados por salir (a tiendas y comercios). En promedio, se trata de 12 a 36 meses en fabricar una vacuna antes de que esté lista para su distribución… A mí me sorprendería si hubiese una vacuna lista ahora en diciembre”, explicó. “Cuando la gente dice ‘por qué no hay una vacuna’, es porque es un proceso que se tarda para hacerlo bien”.

Related posts

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: